adn galeria
català  ·   castellano  ·   english
adn galeria
C. Enric Granados, 49
08008 Barcelona
Tel. +34 93 451 00 64
Scratch


Judas Arrieta

Virginie Barré

Abdelkader Benchamma

Petra Mrzyk & J.F. Moriceau

Pierre la Police

 

 

SCRATCH es la tercera exposición colectiva de ADN Galería dedicada exclusivamente al dibujo. La primera se celebró en mayo de 2007 bajo el título “Drawing and Dreaming”. Esta muestra, si bien giraba en torno al contraste entre el blanco y negro como sustrato formal, indagó el lado más onírico, más estrechamente relacionado con las emociones y si cabe utópico del dibujo. Éste, se presentó como lenguaje personal, ejerciendo de conector entre lo más íntimo y subjetivo de cada autor con el mundo del espectador, el empirismo del mundo real, dando lugar a la posibilidad de concebir nuevas nociones de sociedad, siempre desde la perspectiva del humor y la ironía. La narrativa de la exposición posibilitó también la aparición de la relación con el cómic, por la gran expresividad de las imágenes producidas. Era pues la demostración de que sólo son necesarios un lápiz y un papel para escribir dibujando. Los protagonistas para la ocasión fueron Judas Arrieta, Abdelkader Benchamma, Petra Mrzyk y J.F. Moriceau, Pierre la Police y Virginie Barré.

Para la segunda, llevada a cabo un año después, se eligió el título “Paperless Marks” para enunciar una exposición en la que se le exigió al dibujo prescindir de su formato más habitual: el papel. “Paperless Marks” respondió a un guión más formalista, centrándose en el soporte físico y acogiendo obras más dispares entre sí. Se trató pues, de una reflexión sobre la propia disciplina gráfica, investigando sus posibilidades más allá de su apariencia tradicional, indagando en su capacidad expresiva y creativa propia del momento de apertura del que afortunadamente disfruta el arte contemporáneo. En esta segunda entrega contamos con los trabajos de Abdelkader Benchamma, Marc Quintana, Frank Plant, Qubo Gas, Jesus Galdón, Fleur Noguera y Federico Solmi.

 

En la presente ocasión, el diálogo entre las obras se desarrolla a un nivel más conceptual que práctico. SCRATCH reúne propuestas críticas, directas, sin ambigüedades, tan necesarias para evitar que el sistema del arte se aboque, para decirlo con José Luís Brea, a un "desfallecimiento entrópico" y evitar así mismo que el arte pierda significación, capacidad de negación, de diferencia. Y entendemos que eso sólo es posible reforzando el mensaje y a la vez indagando en la optimización de su transmisión, en su formalidad. Las obras que aquí presentamos no sólo transmiten ideas potentes, sino que lo hacen con gran elocuencia, expresividad y rapidez, a modo de arañazo al espectador, sorteando la indiferencia.

“Scratch” hace referencia al gesto comunicativo, a la inmediatez del dibujo en la transmisión del mensaje. Pero en su relación con la música, se permite también una lectura que remite la creación a un momento postproductivo. “Scratch” es la práctica musical contemporánea que consiste en crear nuevos sonidos partiendo de una melodía ya conocida, trabajar con un disco preexistente para generar nuevas composiciones.

Bourriaud estableció el paralelismo de cierta tendencia en el arte contemporáneo con la práctica del djing. Tomando este paralelismo, entendemos que la postproducción es un gesto común en ciertas formas creativas, posiblemente desarrollado con mayor intensidad en el arte más reciente aunque no específico ni exclusivo de él, compartido por algunos de los artistas que aquí presentamos. El trabajo de algunos de ellos es eminentemente postproductivo pues se sirve de métodos (de montaje) estrechamente vinculados a las últimas tecnologías. Otros, se sirven (apropian) de los símbolos que continuamente genera la sociedad de masas para introducir variaciones en ellos, para remezclarlos, dándoles nuevos sentidos e insertándolos de nuevo en el círculo del imaginario colectivo.  

Así, podemos entender el título de la exposición desde las dos lecturas propuestas: “Scratch” como gesto comunicativo rápido y directo (arañazo) o “Scratch” como forma postproductiva de creación (scratching). A través de este razonamiento pretendemos contribuir  y defender la expansión del dibujo, pues entendemos que más que una técnica secundaria o preparatoria, el dibujo está ya consolidado en un papel absolutamente relevante en el ámbito del arte contemporáneo y quizás por su gran potencialidad expresiva, por su rapidez o por su maleabilidad, permite su presencia en todos los rincones de la cotidianidad.

SCRATCH es nuestra propuesta para sostener la fuerza del arte. Se trata de propuestas cargadas de contenido, de sentido crítico, reivindicativo y de necesidad expresiva. Se apela a un arte contestatario, que recupera toda su vitalidad y la potencialidad en el campo de lo social, pero que paradoxalmente se presenta en un soporte humilde, débil. La sutileza del medio contrasta así con la fuerza del mensaje. La colectiva incluye obras de Marc Bijl, Rebecca Bournigault, Democracia, Rainer Ganahl, Kendell Geers, Basim Magdy, Eugenio Merino, Bruno Peinado y Federico Solmi. En definitiva, recuperamos el dibujo como denominador común a los artistas presentados, que si bien comparten el interés en la codificación de mensajes que sean de carácter político, reivindicativo y socio-cultural, provienen de tradiciones divergentes. Y aunque sean artistas inscritos en lo que Rosalind Krauss identificó como postmedialidad, recuperamos aquí su habilidad en el dibujo, presentando sus obras gráficas, ya no como ejercicio complementario, sino como técnica significativas en sus carrera artística.

 

Disseny web: activaweb.net