adn galeria
català  ·   castellano  ·   english
adn galeria
C. Enric Granados, 49
08008 Barcelona
Tel. +34 93 451 00 64
We don´t need another hero

ADN Galería presenta la segunda exposición individual en Barcelona de Eugenio Merino, bajo el titulo We don’t need another hero (No necesitamos otro héroe).

Han pasado dos años desde la exposición Global Warming y ahora Merino parece dejar a un lado la representación de personajes populares o superhéroes, que caracterizan sus obras anteriores, y se centra en la representación de personajes anónimos y objetos cargados de fuerte simbología, para así enfatizar aún más su postura crítica ante la guerra y la política armamentística. El artista ya había abordado el tema de la guerra y de sus consecuencias en el vídeo Jailhouse Rock (in Guantanamo) de 2008. Ahora, los temas tratados en sus últimas obras se enriquecen de nuevos discursos críticos y juegos semánticos, buscando la complicidad del espectador a la hora de descifrar la lectura de la simbología e iconografía implícitas en su trabajo. La muestra se mueve entre la causticidad y la sátira, jugando con situaciones reales y complicadas, que convierten lo dramático en mordaz y viceversa.

En We don’t need another hero encontramos un Eugenio Merino en el asumido rol de cínico resistente empleado en mostrar las verdades desnudas que posibiliten algunos desenmascaramientos significativos; en este caso uno de los cinismos cardinales: el cinismo militar y de estado. Por todos, los de arriba y los de abajo, es denunciada la maldad de los conflictos bélicos y, sin embargo, asistimos a un adoctrinamiento esquizoide para que los supuestamente débiles sean presentados como héroes. Tanto el poder estatal como el poder militar a lo largo de la modernidad ha ido trasladando el riesgo, y el supuesto heroísmo que lo acompaña, del antiguo caballero reconvertido en héroe de guerra, a esos otros a los que no se les ha perdido nada en la guerra. Es precisamente esto último lo que se enfatiza en el conjunto escultórico No Return policy en el que vemos a dos soldados embalados en cajas de madera y enviados a la guerra como armamento dispensable por un servicio de paquetería urgente: una instrumentalización jurídico-política en nombre de la paz.

Y aunque esta ineludible realidad pueda en un primer momento parecer una obviedad que todos hemos albergado aunque sea privadamente, la confrontación con una producción tan directa, insolente y cómplice con el cinismo clásico, nos hace sentirnos partícipes de ese cinismo contemporáneo capaz de justificar la paz a través de la guerra. Peace Medals, medallas aparentemente usadas para conmemorar triunfos de la guerra pero resueltas formalmente con el símbolo de la paz, nos dirige a ese cinismo de estado que envía a fuerzas armadas en misiones de paz, cargando de expresividad y contundencia su mensaje. La gran ironía es tener que enterrar en funerales de estado a esos héroes caídos en misión de paz. Otra pieza que nos remite diáfanamente a este cinismo militar y de estado es Damocles´ sword. En este caso el giro es doble pues no se trata únicamente de la referida suerte incierta que corren los poderosos, en la acepción clásica del recurso literario, sino de la inseguridad que sufrimos todos los que vivimos en las sociedades occidentales. Efectivamente disponemos de ejércitos capaces de combatir el “eje del mal” pero a cambio de vivir bajo la constate amenaza del terrorismo internacional.

En cuanto al procedimiento de trabajo de Eugenio Merino, resalta el carácter sintético: la puesta en colisión de realidades, iconografías y símbolos dispares u opuestos genera lecturas imprevisibles si consideramos los elementos por separado. La aparente sencillez de una obra como Victory or Death ilustra a la perfección el método de trabajo del artista. Se trata de la escultura de una mano con dos dedos erguidos en posición de victoria y paz, envueltos sin embargo en un material de alambrada que nos remite a la trinchera, al campo de concentración o la prisión. Una primera lectura nos muestra la imposibilidad de celebrar la victoria o la paz mientras existan alambradas que nos aprisionan. Pero en un segundo momento, intuimos que el artista intenta simbolizar la simbiosis entre refuerzo armamentístico y paz, como si la guerra, o el poder amenazante de los ejércitos aportase estabilidad, al menos para algunos. Como si genuinamente no pudiésemos disfrutar de la paz encorsetados como estamos de tanta amenaza y armados hasta los dientes. Aquí se pretende de nuevo ha contribuir a otro desenmascaramiento de la condición cínica actual.

Disseny web: activaweb.net